Líneas Naranjas

rivera

Albert Rivera líder de Ciudadanos. Foto: El Mundo.es

El romance entre Albert Rivera y Mariano Rajoy es un amor de verano. Breve pero intenso. Rivera ya había experimentado con los socialistas y esta vez “por el bien de España” se decidió por los azules.

En menos de un año, Albert Rivera ha despistado más que Leo Messi, que si soy de centro, que ni rojos ni azules. Pero claro, puestos a elegir entre rojos y azules tiende a ser neoliberal con toques modernos. Una de las últimas perlas del líder naranja la dejó en el debate de investidura señalando lo siguiente: “No me importa perder credibilidad por el bien del País”.

Sobre este tema escribía un artículo la periodista Cristina Pardo, explicaba como los políticos españoles se están dejando llevar por la dialéctica y no por los hechos. Y estoy de acuerdo, los hechos son los que al final marcan la diferencia. Puedes querer lo mejor para España pero si mientes a la opinión pública no vas a salir bien parado. Esto le debió decir Fernando de Páramo a Rivera cuando decía aquello de “Mariano Rajoy no debe encabezar un gobierno de regeneración política”. Solo dos días después estaba dándole la mano a  Rajoy.

Y dentro de esa vorágine de pactos o terceras elecciones. Los principales medios de este país de pandereta han jugado un papel importante, contándonos el argumentario prototipo todo el verano. Mariano tiene que pactar porque ha trabajado ‘muy mucho’ para frenar el paro y nos está sacando de la crisis, su #compitruenos ideal es Rivera porque tiende al centro y no es ‘un radical’. Además, el líder que no es de izquierdas ni de derechas le ha propuesto a Rajoy cambios para prevenir la corrupción. Conclusión, el que falla en la ecuación es Pdro Snchz.

Tras la investidura fallida nos enterábamos de la noticia del verano, Soria es propuesto por el gobierno para tener un puesto en el Banco Mundial. Sí, el ministro que se fue por la puerta de atrás por mentir y aparecer en los #PanamaPapers. Ante esta noticia el PP es tajante en El Objetivo, “La legalidad no tiene que ver con la ejemplaridad” señalaba Javier Maroto.  Sabe perfectamente que el nuevo escándalo de Soria no los va a perjudicar en caso de que haya terceras elecciones. Si no pasó nada después de que Público.es sacará las grabaciones del ministro del interior no ocurrirá ahora.

A Rivera solo le queda pedir perdón y decir que ‘no lo volverá a hacer’ si no quiere caer en los problemas de la vieja política. Las palabras tienen que ir acompañadas de hechos. Y Rivera no puede ceder ante todas las peticiones de un partido que se financia en B. Tendrá que capear el temporal entre PP-PSOE y llegar a un consenso. Si no lo hace Unidos Podemos le adelantará por la izquierda en las próximas elecciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s