Los #CompiYoguis Canarios

Patricia-Hernandez-PSC-Maya-Bencomo_EDIIMA20141015_0914_14

Patricia Hernández/ El Diario.es

Hace poco escuchaba una entrevista en Radio Club Tenerife sobre el uso de apartamentos con fines turísticos en el sur de la isla. La entrevista ponía encima de la mesa un tema que era y sigue siendo de actualidad en las islas. Las viviendas o apartamentos que se utilizan con un fin turístico se encuentran fuera de la normativa, por lo que es visto por las grandes empresas hoteleras como una amenaza, ejerciendo de lobby.

Una de las afectadas señalaba que la vicepresidenta Patricia Hernández (PSOE) junto a Fernando Clavijo (CC) se habían comprometido en campaña electoral a revisar el tema. Y que una vez formado el pacto de gobierno PSOE-CC se habían olvidado de ello señalando que “de esta clase de arrendamientos comen muchas familias”.

¿Qué le ha pasado a Patricia Hernández?

Recuerdo que durante mi época de bachillerato, no hace mucho, Patricia Hernández era la política de moda en Canarias, azote de Coalición Canaria así como Alberto Rodríguez ahora. Pero a Hernández le pasó como a los Pokemón que se transformó. Si en Canarias hubiera una Maldita Hemeroteca no habría espacio suficiente. Recuerdo como mis compañeros se pasaban los vídeos de la vicepresidenta por Facebook, en ellos lanzaba ese mensaje de “CC y el partido popular son lo mismo”, búsquenlos no tienen desperdicio.

Ahora, Patricia Hernández ha madurado políticamente. Ya no parece de Podemos ahora le gusta mucho Coalición Canaria y es #compiyogui de Fernando Clavijo. Y no será por desacuerdos ya que Coalición le ha dado al PSOE hasta en las pestañas, ahora te quiero, ahora rompemos el pacto. Una relación tóxica en toda regla.

¿Conseguirán consolidar la relación Hernández y Clavijo para así resolver los verdaderos problemas de los canarios? o por el contrario, como en una relación abierta ¿fingirán solo para la foto?

PD: Alguien debería decirle a Carlos Alonso que si tiene que reprochar algo a la vicepresidenta, no sea salir en las fotos o al menos que no lo haga por Facebook,  porque eso es de primero de política.

Anuncios

Paula Rojo

paula-rojo-la-voz

La asturiana Paula Rojo actuó en el Paraninfo de la Universidad  de La Laguna para presentar su segundo disco”Creer para ver”.

La cantante nos presentó un disco mucho más maduro que el anterior con experiencias personales y desilusiones amorosas. Aunque Paula  ya no es “chica de la voz”  sino que se ha forjado un nombre propio, sigue manteniendo esa frescura y personalidad que la hace única.

De ella hay que destacar su facilidad para comunicar a través de la música, ya que son muchos lo que teniendo una buena voz y vocalización no consiguen transmitir lo que  desean. Es esta capacidad de hacerse con el escenario la que demuestra la importancia de los directos  y la versatilidad de la cantante.

La artista se hizo con el paraninfo y nos hizo disfrutar a los adultos como a los niños de igual manera, manteniendo su estilo, el country. Los allí presentes pudimos disfrutar de una mezcla muy seleccionada de canciones de su dos discos. Entre ellas “Un recuerdo en el olvido” que cantó con la canaria y también participante de la voz Claritzel Mirayes además de temas como “poco” o “miedo a querer” de su nuevo disco.

Aunque sin duda, la canción más esperada tanto por niños y adultos fue “Sólo tú”, canción con la que la artista se presentó a la voz y que compuso para su hermano porque según palabras de ella “Tener un hermano es lo mejor que te puede pasar”.

Paula no dejo pasar la oportunidad para reclamar “al ayuntamiento y demás organismos” en tono jocoso que la vuelvan a llamar cuando haga mal tiempo, debido a que ese fin de semana estaba lloviendo en la Laguna y de las cuatro veces que ha visitado la isla las cuatro ha hecho mal tiempo.

Un concierto muy íntimo y lleno de historias acompañadas de dos instrumentos, el ukelele y su voz, que gustó a un público muy exigente compuesto  principalmente por niños y padres y que no dejó indiferente a nadie.

Tengo la sensación

Tengo la sensación, y es solo eso, pues no soy experta en urbanismo ni conozco el tema en profundidad. Pero desde la perspectiva ciudadana da la sensación de que la llamada ley suelo es otra artimaña más para continuar perpetrando en Canarias el sistema caciquil al que estamos acostumbrados.

Eso de un empresario x con renombre en el sector le propone a la señora alcaldesa realizar un mega proyecto con hotel de lujo en una zona aún no explotada a cambio de no se sabe muy bien qué. La llamada ley suelo pretende hacer desaparecer  o quitar peso a el órgano que hasta ahora se ha encargado de fiscalizar esta clase de proyectos urbanísticos. La Comisión de ordenación del territorio (Cotmac) se encarga de regular los planeamientos de ordenación y realizar  informes a favor o en contra de dichos proyectos antes del visto bueno.

Se excusan  con el argumento de que esto provoca un ir y venir de informes a favor y en contra para realizar un único proyecto, para ello le cargan la responsabilidad al ayuntamiento de turno. En caso de que se cometieran irregularidades sería la vía judicial la encargada de resolver el conflicto. Conflicto que sería denunciado por un particular o bien por el Gobierno de Canarias.

La pregunta que casi todos los ciudadanos nos hacemos es: ¿y si el ayuntamiento de turno   quiere llevar a cabo un proyecto al margen de los intereses de la ciudadanía? ¿Y si no hay ningún órgano fiscalizador que vigile de cerca a los ayuntamientos y partidos que tanto codician las concejalías de urbanismo?

Si hasta ahora se han producido los escandalosos casos de corrupción que vemos cada día en los periódicos canarios ignorando informes. ¿Qué me da la seguridad  como ciudadana de que los ayuntamientos actuarán de buena fe?

Tengo la sensación de que la ley suelo es una estrategia más, donde los empresarios y los políticos de turno se han puesto de acuerdo para impulsar una ley que les favorezca ahora que están saltando por el aire los casos de corrupción de la era dorada. Solo con el objetivo de que cuando vuelvan las vacas gordas se puedan enriquecer y continuar haciendo negocios a espaldas de la ciudadanía.