El fuero interno

fotonoticia_20151207125354_1280

Hace unos días vimos como el ministro de industria en funciones José Manuel Soria se pasaba por el debate de la 1 en Canarias. Esto fue la interpretación clara de la política canaria y española, basada en el “y tú más” habitual.

El debate estuvo centrado en dos cuestiones, los casos de corrupción y como no Victoria Rosell. Es sabido por todos el conflicto entre el ministro y la juez, no por una cuestión ideológica sino personal. Resulta que José Manuel Soria es enemigo del  periodista Carlos Sosa director de CanariasAhora, versión del diario.es en canarias, a su vez pareja de Victoria Rosell (podemos).

Carlos Sosa ha publicado diversas informaciones referidas al ministro  por lo que han tenido varios encontronazos en los juzgados, a pesar de que el periodista los ha ganado casi todos.  La guerra abierta entre el periodista y el ministro no se ha quedado ahí, Soria acusa a Victoria Rosell y a su pareja de prevaricación y cohecho motivos por los que presentó una querella. El caso parecía resuelto  cuando  el TSJC ha decidido suspender la investigación, no obstante, el ministro no parece satisfecho y pretende continuar en instancias superiores.

Dado que el debate se centraba en los casos de corrupción el ministro no tardo más de dos minutos en sacar el tema anunciándolo como uno de los mayores casos de corrupción de Canarias. Quién le diría a Zerolo que el puesto se lo iba a quitar una podemita. No se hizo esperar la reacción de los periodistas, unos con más tibieza que otros, le recordaban la situación que está viviendo su partido con Rita Barberá a lo que el ministro respondía “es una cuestión de fuero interno cada uno sabe lo que ha hecho”.

Como era de esperar el ministro se empezó a incomodar acusando a Francisco Pomares (Radio Club Tenerife) ser “abogado defensor” de Victoria Rosell. Este hecho molestó mucho al periodista que se afano en señalar que no tenía ninguna relación con la juez de podemos “Yo soy periodista y hago preguntas” “no conozco a la señora Rosell en persona”. Poco acostumbrados están nuestros políticos a los periodistas que hacen periodismo.

Comprendo ahora porque el partido popular actúa “de esa manera” con los corruptos o “investigados/ imputados”. Pasa que si hay que fiarse del “fuero interno” de nuestros políticos vamos mal. El señor Soria debería revisar el fuero interno de su partido porque para hablar de suposiciones que no están demostradas y que se basan en enemistades personales, hay que ser ejemplo de moralidad. Algo de lo que el partido popular carece.

Anuncios

Caso práctico

En el periodismo también hay corrupción, la hay todos los días y a la vista de todos. Esto no significa que todos periodistas se rindan al poder, que todos sean sumisos y acepten las imposiciones de sus jefes porque claro también tienen que comer. Hay periodistas que aman su trabajo, que respetan su profesión. Pero al igual que en la política algunos se equivocan de trabajo y confunden la política con el periodismo olvidando a quien se deben.

Supongamos que eres periodista y trabajas para un medio local o regional cubriendo información en un área determinada. Como periodista especializado en el área concreta, manejas todo tipo de información hacía una vertiente u otra. Donde tú y de manera natural te posicionas, todos somos seres subjetivos.

Este posicionamiento aunque no lo manifiestes de forma clara se verá reflejado en tu información, en tu enfoque. Probablemente te toque criticar las actuaciones de los dirigente de la rama en cuestión: consejeros, responsables etc.

Supongamos que hay un cambio de gobierno, y el partido que estaba en la oposición pasa a gobernar. Y un día te llaman para que te encargues de su gabinete de prensa en el área que como periodista especializado cubrías en aquel medio. Criticando a lo que ahora ha pasado a ser la oposición.

¿Es esto corrupción o simplemente estás ascendiendo en tu labor como profesional?

Quizás no sea irregular aceptar el puesto, quizás no este al mismo nivel que un político que pasa a formar parte de un consejo de administración como CEPSA. Pero no cabe en este caso preguntarse cuál es el motivo por el que llaman a dicho periodista. ¿Es por qué hace bien su trabajo o por el contrario por qué el partido en cuestión espera que el periodista tome una posición partidista?

La Casta

1413627106_329080_1413642511_noticia_fotograma

Se ha hablado mucho de las contradicciones del partido socialista y Pedro Sánchez pero ahora parece que podemos está imitando las malas costumbres de “la casta”. El líder de Podemos es consciente de la importancia de controlar bien el discurso desde su comienzo en las europeas, hasta el punto de que impresionaba el manejo y la soltura con la que se desenvolvía ante los medios.

Iglesias sabe que la clave está en demostrar que representa a “la nueva política” siempre en vaqueros y camiseta de cuadros, siempre dispuesto a hablar con los medios y a responder a periodistas incómodos.

Pero últimamente parece que su discurso ya no es tan firme, el partido se ha dejado arrastrar demasiado por las polémicas ya sean los niños en el Congreso o las rastas de un diputado. Esto puede suponer que el partido se estanque en una dinámica donde se preste más atención a las formas y al que dirán.

Ya veíamos síntomas antes de las generales, muchos fueron los medios que señalaban  que el partido estaba modulando el mensaje, ya apenas utilizaban la palabra “casta” y evitaban salir en los medios. Esto actuó en su contra dándole el segundo puesto en las encuestas a Rivera.

Pero pronto surgió la remontada. Y Ahora Iglesias sabe que es uno de los que tiene la sartén por el mango, lejos quedaron los desplantes a Alberto Garzón y a los garzoners, ahora quiere formar una alianza de izquierdas. Son muchos  los que en este punto cuestionan al líder socialista por querer pactar con “el populismo” pero acaso no es contradictorio que podemos quiera pactar con “la casta”.

Entre tanta estrategia política Iglesias se está dejando llevar por la superficialidad y las polémicas que suscitan día si día también, una prueba de ello fue su esmoquin en los Goya y la foto manipulada del El País. El cómo es importante cuando tenemos controlado el qué. ¿Qué explicación dará Iglesias a sus votantes cuando le ceda la presidencia a la casta/psoe?.

Sánchez ya no esta de moda

pedro-sanchez

 

Cambiar las caras ya no es suficiente, el partido socialista ha sido otro de los partidos que peor ha quedado en las pasadas elecciones del 20D. Y aunque sorprenda mi comentario, esto no es culpa de Pedro Sánchez.

El ha intentado por todos los medios reflotar el partido tras el batacazo de Zapatero y la falta de carácter de Rubalcaba. Fue la gran sorpresa de las primarias en su partido y aunque le han salido duros competidores como Susana díaz el ha aguantado el tipo. No he podido contar la veces que se ha paseado por el Hormiguero, no le importa responder a Pablo Motos no impone tanto como Ana Pastor.

Pero esto no es suficiente para recuperar la confianza de los ciudadanos y Sánchez debería saberlo, el psoe ya no es la alternativa a lo que él llama “la derecha” ahora le han salido duros competidores como podemos y ciudadanos. Además el partido socialista aparenta inestabilidad y una lucha de egos constantes, que desgasta mucho a Sánchez por no hablar de los casos de corrupción.

El psoe corre el riesgo de cometer los mismos errores que “la derecha” ya sea pactando una gran coalición, no resolviendo la dudas sobre su liderazgo o no dando la cara ante los ciudadanos y ante los periodistas. Hay que recordar que las políticas comunicativas son buenas pero no hacen milagros, por muchos tweets que pongas.

Los socialistas tienen la oportunidad de mejorar su imagen ante la opinión pública, reforzando la idea de que son la alternativa y de que el bipartidismo en España no se ha acabado. Si Sánchez comete el error de pactar para que Mariano Rajoy sea presidente sea con el partido que sea, el psoe quedará en evidencia una vez más y esta vez no lo salva ni Jorge Javier Vázquez.

La Crisis de Coalición Canaria

LogoCoalicionCanaria_transparente

Coalición Canaria es un partido que se define como nacionalista pero no independentista de carácter “progresista” o eso dicen. Hasta ahora ha sido el partido hegemónico en Canarias ya que llevan gobernando durante los últimos treinta años. Hoy el partido sufre una enorme crisis, a punto de desaparecer. En Gran Canaria no tienen representación y en Tenerife cada vez son menos los que le otorgan el voto.

Hace poco Vicente Pérez le hacía una entrevista a José Miguel Barragán (Secretario General de CC) en el Diario de Avisos. En ella el nacionalista reconoce al periodista que “CC debe repensarse”. Además el periodista le pregunta por unas declaraciones de Asier Antona, número dos del partido popular,  en las que señala que CC debería dejar atrás “Estrategias caciquiles”.

No sé a que estrategias se referirá el señor Antona, será por el caso “Las teresitas” con el ex alcalde Miguel Zerolo al frente o por el “caso Arona” ahora tan de moda. O será por esas fotos en campaña de dudosa “ética progresista”. Claro que dirá Barragán que no está el PP para dar lecciones, y no se lo desmiento. Dicen que lo importante no es ser decente sino además parecerlo, este mismo refrán debería aplicarse CC.

Ya no atraen a los más jóvenes o ya “no nos representan”  y si a esto le sumamos los casos de corrupción y la irrupción de nuevas fuerzas políticas, tenemos la receta.

Y así entre puya y puya deciden los pactos siempre en la misma sintonía PP-CC-PSOE pero eso sí, sin sacar las manzanas podridas del cesto y sin bajarse al barro. Quizás deberían tomar ejemplo de un “ex amigo” como Román Rodríguez que bien le va en Nueva Canarias y lo contento que está con su nuevo fichaje Santiago Pérez.