La incineración de residuos en Tenerife

esta es la buena.JPG

Rosa lelia Dorta, Doctora en Química Ambiental de la ULL – Foto Lidia Rodríguez

Hace unos meses el Cabildo de Tenerife propuso como medida de gestión de residuos la instalación de una incineradora que funcionaría junto con el compostaje, propuesta que ya se había hecho en 2003 y que resulto fallida. Esto provocó que diversos sectores de la población se movilizaran en su contra con el lema “La incineración no es la solución”. Finalmente, Carlos Alonso (CC) presidente del Cabildo de Tenerife se retractó de sus declaraciones sobre esta posibilidad.

 Dicha idea ha quedado aparcada apostando por el bioestabilizado, es decir, deshidratar la materia. Si bien es cierto que cada vez es mayor el conocimiento y contamos con diversos puntos de información, no sabemos cuáles son los daños que ocasionaría en nuestra salud como en el medio ambiente la incineración de residuos sólidos.
¿Qué daños puede causar la incineración de residuos en el medio ambiente? ¿Es peligroso para nuestra salud? La basura mezclada supone actualmente más de un 97% de todos los residuos generados en la isla según el PIRS (plan insular de residuos sólidos de Tenerife). El PIRS conforma junto con otras infraestructuras el llamado complejo ambiental de Arico, formado por cuatro plantas de transferencias y el centro de tratamiento de Arico donde se clasifican los residuos y se genera compostaje. Según datos proporcionados por el Cabildo de Tenerife en 2007 esto suponía unas 45500 toneladas/año de materia orgánica procedente de residuos urbanos. Según el RESTE (plan de residuos de Tenerife) en el año 2013 se generaron más de 75000 toneladas de materia orgánica.
Aunque el Ministerio de Medio Ambiente tiene que marcar la ruta a seguir son las comunidades autónomas, cabildos y ayuntamientos quienes se encargan en mayor medida de los residuos sólidos. De manera que todos los residuos que generamos son recogidos y llevados a la planta de residuos, y posteriormente se procede a su separación, enterramiento y generación de compostaje.
El PTEOR
Para la gestión de residuos el Cabildo de Tenerife diseño en 2009 el PTEOR (plan territorial de ordenación de residuos) que debe contar con un observatorio de residuos de Tenerife (ORT) que se encarga de gestionar la información en dicha materia aunque sus funciones aún no estén del todo definidas, su función principal sería suplir las carencias y la falta tanto de información sobre la gestión de residuos como la mala calidad de la misma.
Aunque la falta de información sobre la gestión parece un problema que sufren otras comunidades autónomas, resulta alarmante en el caso de Tenerife ya que no existe, o no se tiene constancia de que exista, un organismo con datos sobre este tema, además de que la información de la que se precisa es escasa.
La doctora en química ambiental y profesora en la ULL, Rosa Lelia Dorta, señala que la posible quema de residuos no tiene por qué generar ningún problema para el medio ni para nuestra salud, siempre que sea controlada y que cumpla con los límites de emisión marcados por la Unión Europea. Apunta que aunque no sea políticamente correcto o no esté bien visto por la sociedad canaria, “sería mucho mejor porque en Canarias y en Tenerife generamos una cantidad inmensa de residuos, a la que se le suma la del turismo y mucho más en navidad” “Un porcentaje grande de la materia orgánica se convierte en compost y es abono luego también dicen; sí, pero ese compost procede de basura y nadie lo quiere, pues depende, analicémoslo” .
Sobre los efectos que pueden producirnos los gases de una incineradora Marta Jaén Castaños licenciada en Biología Sanitaria por la Universidad de Alcalá señala: “Tras la quema de residuos en las incineradoras se generan partículas ultrafinas, las cuales pueden viajar grandes distancias y penetrar dentro del sistema respiratorio donde pueden provocar incremento de la mortalidad por una serie de enfermedades cardiacas, vasculares y por cáncer, pues muchas de estas partículas al ser tan finas son capaces de atravesar membrana de los pulmones y ser transportadas hacia el torrente sanguíneo” Señala que el peligro no solo está fuera de las incineradoras: “dentro de las incineradoras se suceden reacciones químicas entre partículas pudiéndose generar nuevos compuestos como dioxinas, bifenilos policlorados…etc que pueden llegar a ser más tóxicos que los iniciales pudiendo dañar gravemente la salud.